Menu
Diversidad sexual: algunos conceptos relevantes.

Diversidad sexual: algunos conceptos relevantes.

Featured

 

 Karen Del Castillo Espadas

 

Cuando hablamos de “sexualidad humana” nos pueden venir a la cabeza muchas ideas, lo cual se acentúa cuando planteamos el término “diversidad” ya que se hace notar que cada persona es diferente y sus intereses y preferencias también.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) define la “sexualidad” como una dimensión fundamental del ser humano. Basada en el sexo, incluye el género, la identidad, la orientación sexual, el erotismo, el vínculo emocional, el amor y la reproducción. Se expresa en forma de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, actividades, prácticas, roles y relaciones.

La sexualidad es el resultado de la interacción de factores biológicos, psicológicos, socioeconómicos, culturales, éticos y religiosos o espirituales.

En resumen, la sexualidad se practica y expresa en todo lo que somos, sentimos, pensamos y hacemos, en nuestros gustos, forma de pensar y en nuestro actuar cotidiano.

El Dr. Eusebio Rubio propone que la sexualidad está formado de cuatro holones o subsistemas que son vínculos, erotismo, género  y reproductividad, los cuales se describen a continuación:

Erotismo: Es la capacidad humana de experimentar las respuestas subjetivas que evocan los fenómenos físicos percibidos como deseo sexual, excitación sexual y orgasmo, y que  por lo general se identifican con placer sexual. El erotismo se construye tanto a nivel individual como social con significados simbólicos que lo vinculan a otros aspectos del ser humano.

Vínculo Afectivo: Es la capacidad humana de establecer lazos con otros seres humanos que se construyen y mantienen mediante las emociones. El amor representa una clase particularmente deseable de vínculo afectivo.

Género: Es la suma de valores, actitudes, roles, prácticas o características culturales basadas en el sexo. El género, tal como ha existido de manera histórica, transculturalmente, y en las sociedades contemporáneas, refleja y perpetúa las relaciones particulares de poder entre el hombre y la mujer.

Reproductividad:  Se refiere a la posibilidad humana de dar vida a descendientes que sean similares (mas no idénticos) a los progenitores, así como a las representaciones mentales que se construyen socialmente acerca de esta posibilidad.

Cada persona es libre de vivir cada uno de estos aspectos y de disfrutarlos según sus ideas, valores y creencias siempre y cuando no se dañe a sí misma o a los demás. Independientemente de la orientacion sexual, existen estas cuatro potencialidades de la sexualidad humana que se interrelacionan entre sí e interactúan una con otra.

Kinsey y cols. (1949 y 1953), por su parte, efectuaron una serie de trabajos sobre las orientaciones y comportamientos sexuales a través del historial sexual de una persona o los episodios de su sexualidad en un tiempo dado.

La escala Kinsey establece seis grados de orientación sexual basada en los comportamientos de cada individuo, los cuales son:

  1. Exclusivamente heterosexual
  2. principalmente heterosexual con contactos esporádicos homosexuales
  3. predominantemente heterosexual (aunque con contactos homosexuales más que esporádicos)
  4. Bisexual
  5. predominantemente homosexual (aunque con contactos heterosexuales más que esporádicos)
  6. Principalmente homosexual con contactos heterosexuales esporádicos y
  7. exclusivamente homosexual

 

En color azul se indica la proporción de prácticas homosexuales

 En alusión a este estudio, se han efectuado diversos estudios sobre el origen de la orientación sexual encontrando que existen una serie de factores psicológicos, hormonales, neuroendócrinos y genéticos involucrados. Esto quiere decir que la orientacion sexual es multifactorial.

La orientación sexual puede manifestarse en forma de comportamientos, pensamientos, fantasías y deseos sexuales. La diversidad sexual alude a un marco heterogéneo en el que el ser humano experimenta su sexualidad.

Aspectos terapéuticos

Algunos pacientes acuden al espacio terapéutico buscando ayuda y acompañamiento para el descubrimiento de su orientación sexual, lo cual implica trabajar en torno a la aceptación de sí mismos. En algunos casos, el trabajo con los padres también es fundamental ya que se pueden encontrar confundidos o desconcertados.

En cuanto al terapeuta, es importante que tenga conocimientos y formación en el ámbito de la sexualidad, ya sea como terapeuta sexual o sexólogo clínico, que sea empático, que evite juicios de valor y acompañe al paciente en el proceso de aceptarse a sí mismo.

En la terapia es común que se requiera el uso de técnicas psicoeducativas ya que existen muchos mitos y falacias acerca de la sexualidad y cómo se experimenta. Se requiere un trabajo emocional debido a que este proceso de descubrimiento puede ocasionar confusión, contradicciones, miedos, inseguridades, ansiedad y depresión.

Es importante enfatizar que una terapia no tiene el objetivo de cambiar la orientación sexual del paciente. El terapeuta no está facultado para decidir sobre un aspecto tan importante y crucial, como es el ejercicio de la sexualidad.

Cada proceso terapéutico debe ser único y aplicado de manera específica, brindando un clima de seguridad y confianza emocional que les permita a los pacientes conocerse y resignificarse a sí mismos, promoviendo el ejercicio de una sexualidad plena e integrada.

Referencias

Fernández-Guasti, A. y Rodríguez-Manzo, G. (1998), La ‘eyaculación femenina’ y las bases biológicas de la homosexualidad: dos temas actuales en el campo de la sexualidad humana. En De la Fuente, R. y Álvarez Leefmans, F. J. (editores), Biología de la mente. El Colegio Nacional y Fondo de Cultura Económica: México.

Pérez, J. y Rubio, E. (2007). Antologia de la sexualidad humana. Porrúa: México.

Rate this item
(1 Vote)