Menu
Mujeres que elegimos caminar ligeras

Mujeres que elegimos caminar ligeras

Featured

 

Nadja Torres Cabrera 

Nacemos con la sola carga de nuestra genética, en adelante nuestros padres y todos quienes nos rodean, van colocando peso en nuestras vidas, hasta hacernos pesadas. Llegamos a la adultez con más decoraciones que un árbol navideño, con tantas atribuciones que nos perdemos entre ellas. Se espera que cumplamos con múltiples roles enfocados principalmente en el cuidado de otros, de esta manera nos vamos relegando a nosotras mismas hasta que un día nos detenemos y descubrimos con sorpresa el desgaste por tantos años de rendir tributo al constructo social “ser  mujer”.

Se plantea que si uno carga una mochila, ésta no debe pesar más del 10% del propio peso, quizá deberíamos plantear lo mismo para las cargas emocionales, es inevitable tenerlas pero deberían representar un porcentaje menor del total que portamos. Un fragmento de mamá, otro de papá, un poco de hermanos, algunos amigos. Esto en lo referente a las emociones negativas, el gran porcentaje habrían de ser emociones constructivas, generadoras y fortificadoras de vínculos positivos, que no representan una carga, sino al contrario, nos permiten fluir con mayor soltura.

Tradicionalmente las mujeres hemos sido las mulas emocionales sobre quienes se lanza todo el peso de afectos para transportarlos y administrarlos. Sólo nosotras podemos soltarnos de ese rol, lo cual requiere de un trabajo interior profundo, puesto que nos han educado para cumplir estereotipos de cuidadoras y “sostenedoras” y romper con ellos implica sentir de inicio el cubetazo de la culpa, la cual debemos erradicar como primera medida para continuar. Las culpas son deudas afectivas que sentimos hemos adquirido y debemos pagar, sin embargo, gran parte de ellas nos han sido asignadas, esto es, nos suman culpas procedentes de generaciones previas, son lazos de lealtad transgeneracional con la sumisión de nuestras ancestras. 

Como dice la psicoterapeuta junguiana, Clarissa Pinkola en su espléndido libro “Mujeres que corren con lobos”, hay que dejar ir a todas esas mujeres que hemos heredado como un lote de culpas y nos habitan. Debemos hacerles un ritual de paso, sanarles dentro de nosotras para que al fin descansen en paz, nuestro mejor homenaje a ellas será nuestra libertad, nuestro andar ligeras. 

Lo primero es encontrar sus huellas en nuestro cuerpo, desde las similitudes de apariencia, hasta nuestros lugares sintomáticos. Nuestro peso físico es una representación de  aquello extra que cargamos y no necesitamos, pero no por ello las mujeres delgadas deben confiarse, puesto que las cargas también se expresan en el rostro, en el andar o en el dormir, no sólo en el comer. El cuerpo es el punto de partida para cualquier elaboración emocional, su equilibrio en todos los sentidos será nuestro primer indicador para saber que vamos por buen camino.

Depresión y ansiedad son epidemias que se contagian a través de lazos inconscientes, inician con los vínculos familiares hasta que se generan extensas redes de malestar subjetivo. Si pudiéramos radiografiar nuestro ser afectivo, encontraríamos una especie de árbol genealógico del dolor, cargamos el sufrimiento de nuestros ancestros y agregamos más cada día, con la idea de que todo lo podemos. Es tiempo de hacer una limpieza de espíritu, liberar a los muertos, reconciliar a los vivos e impulsar a los descendientes. Una vez hecho esto, la carga será ligera y todo aquello que deseemos dar ya no será desde la impostura sino desde esa alegría profunda que se experimenta cuando se comparte lo mejor de nosotras mismas.

Desde este lugar es que me he propuesto generar nuevas rutas, una especie de Waze de la salud para encontrar las mejores rutas hacia el bienestar y la calidad de vida de las mujeres. Las iré compartiendo con las lectoras y lectores de Psic.mx.

 

Mi contactos son:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

https://www.facebook.com/groups/647968238724774/

back to top